¡Bienvenidx a la tienda online de Universo Shakti!

Quien Soy




Mi nombre es Sol, tengo 27 años y vivo en Buenos Aires, Argentina. Soy de Aries, con luna en Aries y ascendente en Géminis.
Desde pequeña me expresé a través del arte y lo sensorial. Mis días se basaban en crear juegos e historias para no aburrirme. Mis actividades diarias eran: bailar, cantar, jugar a ser una participante del programa “Cocineritas” (madre fan de Utilisima y por lo tanto yo también) y hacer un enchastre en la cocina mientras explicaba lo que hacía y miraba una cámara imaginaria. Me encantaba dibujar, pintar, hacer todas las propuestas de Art Attack y jugar a la casita con mi colección de mini muñequitos, a quienes les inventaba todos los días una vida diferente.
Durante mi pubertad y al principio de mi adolescencia comencé a sufrir bullying en el colegio por ser mucho más grande corporalmente que las demás nenas, así que por vergüenza me desconecté por unos años de mi lado extrovertido y comencé a expresarme a través de las palabras. A los doce años creé un blog en el que durante siete años escribí mis vivencias, sentimientos y pensamientos más profundos. Me sentía libre de escribir lo que sea porque mi verdadera identidad nunca fue revelada y solamente me leía gente desconocida. Siempre fui muy amiguera, pero después de haber sufrido tanto por mostrarme como era, me costaba un montón socializar y hacer amistades nuevas en el mundo "real", así que prefería hacerme amigos virtuales de todas partes del mundo.
A los quince me cambié a un colegio mucho más grande que me abrió las puertas a lo artístico nuevamente. Comencé clases de canto, teatro y danza dentro y fuera del establecimiento, y era la típica alumna que se prendía a actuar en todos los actos escolares, no para perder horas de clase sino por amor al arte.
Cuando terminé el colegio comencé a transitar una encrucijada vocacional y cambié de carrera siete veces en cuatro años porque todas las que empezaba me terminaban aburriendo o sentía que no eran para mí. A los veintiuno dejé mi último trabajo en relación de dependencia y me dediqué de lleno a trabajar de manera independiente realizando bolsos y carteras artesanales. El emprendimiento duró dos años aproximadamente, pero no supe conectar profundamente con él y no tuvo la fuerza que se necesitaba para seguir creciendo, así que le di un cierre definitivo cuando me convertí en madre por primera vez y me dediqué de lleno a la crianza de mi hija.
Creo que la maternidad fue el portal de transformación más grande que me tocó atravesar. Al ser madre joven, tuve que hacerme responsable de golpe y comenzar a cuidar a otro ser cuando ni siquiera había aprendido a cuidarme a mí. Las circunstancias me enfrentaron de cara conmigo misma, empecé a cuestionarme y a ocuparme por mi bienestar porque quería estar bien para que ella tenga una madre sana y poder ofrecerle una infancia feliz.
Tres años después, en el embarazo y puerperio de mi segundo hijo, pase meses de introspección, en el que el contacto con otras personas era casi nulo y no podía charlar con nadie sobre lo que me pasaba. Me sentía muy pero muy sola, y en esa soledad me encontré a mí. Me hice consciente de mi existencia, empecé a mirar para adentro y transite un camino de ida que me llevó a experimentar herramientas de autoconocimiento increíblemente poderosas que me encantaron tanto y me transformaron tanto la vida que después de un tiempo decidí formarme en ellas para poder compartirlo con el mundo y que otras puedan vivirlo también.
Hoy en día, soy Terapeuta Holística y Facilitadora de Experiencias Vivenciales. Me formé en Tarot Evolutivo Terapéutico, Registros Akáshicos, Reiki Usui, Círculos de Mujeres y soy estudiante de Astrología.

Para mi Universo Shakti es refugio, es contención y es alivio. Cambió de nombre, cambió de logo y cambió de propósito muchas veces, y fue transformándose continuamente porque también fui cambiando yo.
Este último cambio empezó a gestarse en ese momento de introspección que te conté anteriormente, porque a falta de vínculos y herramientas que me permitieran canalizar el remolino de sentimientos y pensamientos que tenía adentro, me empecé a abrir a través de mi laburo, empecé a compartir lo que me pasaba y a preguntarles sobre sus sentires a las mujeres que estaban del otro lado de la pantalla, y ahí descubrí que habían muchas pero muchas mujeres viviendo lo mismo. Quizás no un puerperio, pero sí transitando luchas internas y estando en la búsqueda de sentirse mejor consigo mismas y con su entorno. En ese momento mi mente hizo un clic y entendí la gran importancia que tiene nutrirnos de herramientas, vivencias y personas que nos hagan bien y nos eleven la energía, así que empecé a facilitar esos espacios basandome en mi experiencia personal.
Siento que este proyecto es justamente un Universo porque mi intención es integrar todos los conocimientos que fui sumando a mi vida durante estos años como terapeuta holística (y que sigo sumando, porque nunca dejo de aprender) y acercártelos a través de talleres, circulos, terapias y herramientas de alta vibración que te acompañen mientras transitas tu propio camino de autoconocimiento.
Todas las propuestas de este espacio fueron previamente curadas por mi. Es decir, que antes de recomendarlas o facilitarlas, las experimenté y las pasé por el cuerpo, la mente y el alma, y hoy quiero compartirlas con vos porque a mi no solo me sirvieron sino que me cambiaron la vida por completo.
Y como todo en este emprendimiento tiene un por qué, me gustaría contarte que Shakti es una palabra en sánscrito que significa, entre otras cosas, energía femenina, cósmica y creativa que pulsa en todo el Universo. Es la fuerza que te impulsa a buscar el crecimiento y la transformación consciente de tu Ser. Vibrar Shakti es reconocer que posees una energía creadora que te ayudará a manifestar tus deseos y te acercará cada vez más a tu propia esencia, logrando de esta manera, tener una vida que vibre en sintonía con quien sos y lo que realmente querés.
Mi deseo es que logremos estar en conexión con nosotras mismas y miremos hacia adentro para poder hacernos conscientes de que todas las respuestas que buscamos afuera en realidad están dentro nuestro. Que nos permitamos conocernos, cuestionarnos, bucear en nuestras profundidades para sanar nuestras heridas y podamos volver a salir a la vida con mucha más fuerza.
Que así sea.

Mi carrito